A pasos del 12° Aniversario remiramos la intervención de Tregua

Vivenciar cada aniversario en Tregua implica un ejercicio de celebrar, “hacer memoria”, remirar el presente y soñar futuros potenciales. El 12avo Aniversario nos encuentra en una situación que jamás habíamos imaginado, habiendo atravesado una pandemia con los tremendos impactos que ello ha traído.


A inicios de 2020, como equipo, vimos la urgente necesidad de realizar un ejercicio de relectura de la realidad con miras a replantear la intervención del Programa desde las nuevas necesidades que estaban “latiendo” en el territorio. Es por ello que realizamos un estudio exploratorio que recogiera, por un lado, aquellos efectos que la crisis sociosanitaria ha afectado en el ejercicio de los derechos de niñas y niños. Y, por otro lado, rescatar y validar acciones que ha desarrollado el programa, identificando posibles énfasis y/o líneas de intervención en el contexto actual.


El levantamiento del estudio implicó recoger las voces de niños/as, jóvenes, educadores, familias e instituciones, un profundo ejercicio de escucha, de reflexión y cuestionamiento a las condiciones de desigualdad. La información relevada tiene una riqueza inimaginable, por lo que creemos que el estudio no es algo acabado, sino que tiene la condición de seguir “vivo” y en “expansión”.


A modo de síntesis, podemos destacar que el encierro aislamiento a agravado problemáticas vinculadas a la salud mental, la convivencia familiar, violencia intrafamiliar, inserción educativa, participación comunitaria y desigualdad económica. En el plano institucional se identifica un “repliegue” de los garantes de derechos en el territorio, implicando un grave retroceso en materia de protección y garantía de derechos.


El estudio exploratorio dimensiona la gravedad del daño ocasionada en múltiples planos y escenarios. Como equipo, sentimos la urgente necesidad de continuar socializando los resultados, a modo de sensibilizar a diversos garantes, activar alianzas colaborativas e incidir en las intervenciones que se realizan en el territorio. Es vital cuestionar las actuales intervenciones que desarrollamos e interpelarlas a la luz de la compleja situación que hoy afecta el ejercicio de derechos de niños, niñas y jóvenes. Continuar instalando reflexiones en el territorio implica una definición ético-política de nuestra intervención, así como continuar accionando estrategias de trabajo colaborativa frente a los inminentes procesos reparatorios que hay que enfrentar.


Para finalizar queremos mencionar algunas claves distintivas que los diversos actores han reconocido en las intervenciones de Tregua. Se menciona que Tregua desarrolla una presencia distinta en el territorio, marcada por la cercanía, la confianza y la transparencia para establecer vínculos educativos; por la permanencia constante en el tiempo, lo que permite generar procesos continuos y a largo plazo.

Una clave fundamental y altamente valorada es la innovación metodológica para activar procesos formativos en niñas, niños y jóvenes lo que permite potenciar procesos participativos empoderadores, integrales y transformadores. Además, es un trabajo que no realizamos de manera aislada, el programa es reconocido por su capacidad de activar y generar alianzas colaborativas entre diversas organizaciones e instituciones de forma comprometida y propositiva.


Creemos que “toda crisis implica una oportunidad de morir, renacer y fortalecer”, y desde esta convicción, hoy fortalecemos las intervenciones y las estrategias par seguir proyectando acciones transformadoras para el desarrollo pleno de las niñas, niños y jóvenes del Castillo.




Entradas destacadas