Comunicado Público Violencia Policial

El día 13 de marzo de 2020, en el marco de una manifestación llevada a cabo por un grupo de 200 estudiantes secundarios en la plaza de armas de la comuna de La Pintana (paradero 36 de Santa Rosa), ocurrieron serias vulneraciones a los Derechos Humanos de niñas, niños y adolescentes por parte de Carabineros de Chile.

En el momento que la marcha terminaba, a eso de las 11:00 hrs, un grupo de al menos 12 menores de edad fueron detenidos, violentados y torturados por Carabineros pertenecientes a la 41ª Comisaría de La Pintana.

Tres de estos menores de edad participan activamente en el Programa Comunitario Tregua que impulsamos como institución, siendo destacados promotores y educadores en Derechos Humanos de niños y niñas en el sector El Castillo.


Respecto al hecho ocurrido queremos denunciar lo siguiente:


1. Violencias, amenazas e intimidaciones recibidas:


Durante la detención de los adolescentes hubo un uso desproporcionado de la fuerza, golpes de puño y con bastones por parte de carabineros.

Uno de los adolescentes de 15 años, fue brutalmente golpeado, incluso cuando ya estaba reducido, recibió reiterados golpes con la empuñadura de una pistola y con bastones. Algunos adolescentes fueron amenazados con el uso de armas de fuego cuando intentaron acercarse a este jóven. Lo trasladaron al Hospital Padre Hurtado para ser atendido por las graves heridas que le provocaron en su cabeza.

Mientras estaban en la 41° comisaría, recibieron diferentes formas de violencia psicológica de parte de Carabineros, , siendo insultados y discriminados por su apariencia física, por la forma de vestir o por ser mujeres. También se recibieron amedrentamientos y amenazas, señalándoles a los jóvenes que la comuna era pequeña, que podían volver a encontrarse y que era mejor que guardaran silencio.

Uno de los jóvenes confirmó que los golpes continuaron dentro de los vehículos policiales y en la comisaría. Se les ató de manos con plástico, se les insultó, amenazó y sometió a vejámenes físicos. Denunciamos públicamente que Carabineros de la 41ª comisaría de la Pintana torturó a menores de edad en el marco de las manifestaciones sociales.


2. Falla en protocolos y desidia de funcionarios públicos:


Una vez ingresados a la 41ª Comisaría de La Pintana, se mantuvo a las/os menores detenidas/os en un calabozo junto con adultos, incumpliendo los protocolos para la protección de la infancia, siendo trasladados a eso de las 20:00hrs. a la 50° comisaría para cumplir este protocolo.

La constatación de lesiones se realizó a eso de las 13:30 hrs, en una ambulancia que acudió a la comisaria, no respetando el protocolo legal de hacerlo en un centro de salud. Solo luego de la insistencia de los familiares se realizó en los centros de salud cercanos.

En el mismo lugar, algunos padres pudieron recién ver a su hijo(a) a eso de las 15:30 hrs., no entregando información clara a sus familiares y haciéndolos esperar largas horas sin motivo, incluso al medio día personal de Carabineros señaló en un momento que solo había dos menores detenidas/os.

En este clima de irregularidades y vulneraciones, los familiares esperaron por largas horas información respecto al estado de salud de las y los jóvenes, puesto que desde el primer momento Carabineros ocultó la información que por ley deben entregar.


3. Desigualdad y criminalización de las manifestaciones estudiantiles.


Los adolescentes relatan con pesar la experiencia de darse cuenta que viven en un sistema que los discrimina y que los trata injustamente. Más allá de los malos tratos, sienten que la justicia chilena no es capaz de resguardar su dignidad como seres humanos al enfrentar estas situaciones. Se sienten profundamente decepcionados, por el trato recibido por parte de los carabineros, de los gendarmes y la jueza del control de detención. Señalan que no fueron considerados sus argumentos y que las medidas cautelares se sustentan en supuestas pruebas que nunca se exhibieron en la instancia de justicia respectiva y que son falsas.

Se sienten muy impotentes ante la falta de un trato digno a la hora de ser detenidos y enjuiciados. Destacan con mucho dolor el actuar desidioso y negligente por parte de los funcionarios públicos. Señalan que nunca habían estado en un entorno tan violento, siendo tratados como criminales que no merecen ningún tipo de dignidad.

Creemos que la participación juvenil es criminalizada y que la violencia utilizada durante la detención y enjuiciamiento busca inhibir el derecho a la participación juvenil futura. Nos preocupa el impacto que esta experiencia pueda tener en reprimir e inhibir la participación juvenil que se expresa por medio de manifestaciones de estudiantes menores de edad. Hoy algunos de los adolescentes tienen miedo de posibles represalias y se cuestionan si las movilizaciones sociales valen la pena si es que el costo que hay que pagar es esta experiencia que acaban de vivir.


Como fundación dedicada a la promoción y defensa de los derechos de la niñez y adolescencia, nos vemos en la obligación de denunciar el actuar criminal y negligente de Carabineros de Chile con estos adolescentes. Este actuar se enmarca dentro de la represión reiterada de las manifestaciones de estudiantes y pobladores iniciadas el 18 de octubre pasado. Se trata de hechos sistemáticos que vulneran los derechos de las niñas y niños de Chile y en particular de La Pintana.

Agotaremos las instancias pertinentes para denunciar y que se sancione a los responsables por estas violaciones de derechos humanos vividas por estos adolescentes. Las instituciones públicas y quienes allí trabajan, debe ser los primeros garantes y protectores de estos derechos.


Equipo Fundación Gesta

Entradas destacadas